Nuestros cambiadores son ante todo, funcionales. Los cambiadores de plástico son fáciles de limpiar, pero nos parecen fríos y poco agradables para el bebé. Por eso nuestros cambiadores son de algodón, y están diseñados para que sean facilísimos de limpiar.